Lo mejor es terminar con las retenciones, pero si no se puede, acá tenés algunas propuestas

Los derechos de exportación constituyen un impuesto regresivo, pero ante la necesidad de financiar el Estado se los puede transformar en una herramienta virtuosa.

Publicación anterior
Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *