La revolución forrajera

7- La tecnología permitió que, mientras se incrementaba un 50 por ciento la superficie cultivada en Argentina, el stock vacuno no perdiera cabezas.

Publicación anterior
Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *